Un tribunal federal de Estados Unidos determinó que el gigante tecnológico Microsoft deberá pagar más de 290 millones de dólares (unos 204 millones de euros) como compensación por daños y perjuicios a la firma canadiense de software i4i, por infringir una patente. La empresa con sede en Toronto, que fabrica programas para manipular documentos, alegó en una demanda de 2007 que Microsoft había violado intencionalmente una de sus patentes con su procesador Word y su sistema operativo Vista. Microsoft aseguró que planea apelar.