La empresa de construcción e ingeniería lusa Mota-Engil obtuvo un beneficio de 30,6 millones de euros en 2008, lo que representa una caída del 68,7% debido a la ausencia de ingresos relacionados con la oferta pública de venta (OPV) de Martifer, que había impulsado la cuentas de 2007, anunció hoy la empresa en comunicado. La empresa indicó que las cuentas estuvieron penalizadas porque en 2008 los beneficios de capital en Martifer fueron de 1,9 millones de euros, mientras que en el año anterior habían ascendido a 67,4 millones de euros. Excluyendo el efecto Martifer, los beneficios cayeron un 4,8%, hasta los 28,66 millones de euros.