Standard & Poor's informó que el nivel de morosidad vinculado a las viviendas en Estados Unidos continuó aumentando durante abril y que el año de emisión 2007 continúa registrando el peor desempeño en términos de pérdidas acumuladas. La agencia calificadora publicó el jueves los resultados de morosidad del mes pasado para los valores respaldados por hipotecas emitidos durante el período 2005-2007 por líneas de crédito sobre viviendas, deuda subordinada, hipotecas "jumbo" -de más de US$417.000 y con bajo riesgo-, préstamos de riesgo intermedio, o "Alt-A", y préstamos de mayor riesgo, o "subprime.
A la fecha de distribución fijada para abril, S&P indicó que la tasa de morosidad en los acuerdos subprime fue del 37% del grupo total de balances para el período entre el 2005 y 2006, respectivamente del total para créditos emitidos el 2005 y 2006, y del 26% para el 2007. Esas tasas representan un aumento de entre un 2% y un 6% desde marzo. En el caso de los préstamos jumbo, o aquellos superiores a los US$417.000, el aumento en la morosidad fue de entre un 5,2% y un 9,2% desde marzo, con el mayor incremento para los créditos emitidos el 2007. La tasa de morosidad también fue más alta para las transacciones del 2005 sobre segundas hipotecas, préstamos Alt-A y líneas de crédito garantizadas por viviendas. Pero para la deuda hipotecaria subordinada, los incumplimientos totales cayeron en alrededor de un 1% para operaciones de 2005 y 2007 y subieron alrededor de un 2% para las del 2006. Las tasas de incumplimientos se han incrementado para una serie de créditos relacionados a viviendas debido a la caída de los precios residenciales -a veces por debajo del monto pendiente del crédito- y los propietarios de viviendas han tenido un menor incentivo para mantenerse al día con sus pagos.