Morgan Stanley informó el viernes que subirá los salarios base para la mayoría de sus altos ejecutivos y muchos de sus empleados de altos ingresos en un esfuerzo por reducir la importancia de sus bonificaciones anuales.  La medida surge en momentos en que el Gobierno estadounidense impulsa su propia revisión de las prácticas de compensación en bancos y firmas de valores. Esas compañías recibieron ayuda gubernamental después que los inversionistas perdieran confianza en sus balances y ahora enfrentan una fiscalización más estricta que busca reducir el tipo de riesgo excesivo que ayudó a causar la persistente crisis financiera.  En virtud de los cambios anunciados después del cierre de las operaciones regulares el viernes, el salario base de los copresidentes de Morgan Stanley, James Gorman y Walid Chammah, se incrementará en un tercio a 800.000 dólares al año, según un informe presentado ante las autoridades de valores. El director general de finanzas Colm Kelleher, el director general de asuntos legales Gary Lynch y el director general de administración Thomas Nides recibirán un salario de 750.000 dólares cada uno.