Los inversores deberían empezar a reducir sus participaciones en acciones de mercados emergentes tras una racha alcista que elevó las valoraciones, y porque los datos económicos apuntan a un creciente riesgo de que se vuelva a caer en recesión, dijo Morgan Stanley.
La firma redujo su “sobreponderación” recomendada en acciones de países en vías de desarrollo al 4 por ciento desde el 6 por ciento, e incrementó sus participaciones en efectivo, escribió Jonathan Garner en un informe hoy. No obstante, los inversores deberían reducir sus participaciones “gradualmente, en lugar de precipitadamente”, en parte debido a las perspectivas de liquidez y ganancias, explicó.

El alza de los mercados emergentes significa que las valoraciones han vuelto a “niveles promedio de largo plazo”
según mediciones como la ratio precio-ganancias estimadas de 12 meses, y se encuentran ligeramente por encima de los niveles promedio basándose en el valor contable histórico de las empresas, según Garner.