Puede ser que el mercado de acciones en EE.UU. esté experimentando una racha alcista, pero Morgan Stanley sostiene que las cosas van a empeorar antes de mejorar y que, incluso para entonces, se observa un panorama moderado. Morgan recorta de 975 a 825 la meta de fin de año para el índice S&P 500. Antes de eso, MS observa un riesgo bajista a la zona de 560-600 a medida que las acciones enfrentan "más reducciones de ganancias y un flujo de noticias económicas débiles". El índice S&P 500 se ubicaba el viernes en 750 tras la apertura del mercado.