Morgan Stanley rebaja el precio objetivo de la compañía de 10,50 a 8,80 euros y mantiene su recomendación de neutral. Los títulos de la energética aumenta un 4,22% hasta los 7,17 euros. En el acumulado del año las acciones de Iberdrola desciende un 31%.