La agencia de calificación Moody's ha confirmado la calificación de la Caja Rural de Granada en deuda a largo y a corto plazo, así como en fortaleza financiera con la máxima categoría otorgada para entidades de su tamaño, ha informado hoy la entidad granadina en un comunicado. Para la confirmación de esta calificación se ha valorado de forma especial la alta calidad de sus activos y su elevado nivel de recursos propios, pese al "escenario de crisis y dificultades financieras". Moody's ha llevado a cabo una revisión completa de todas las entidades españolas que califica, con el objetivo de posicionar las calificaciones en un nivel lo más estable posible a lo largo del ciclo económico actual, indica la nota.