La agencia de calificación de riesgo Moody's asegura que 2010 será "un año difícil" para los emisores de deuda soberana de Europa dadas "las incertidumbres que rodean el ritmo y la intensidad de las estrategias de salida" de los programas de ayuda, en un momento en que los gobiernos empiezan a retirar sus estímulos fiscales y sus programas de alivio cuantitativo, según informa en un comunicado. En su informe 'European Sovereign Outlook', Moody's apunta que hay dos factores que previsiblemente dominarán las decisiones de la agencia sobre los ratings en Europa. Por un lado, apunta ratings más estables para aquellos países que, habiendo adoptado políticas anti-cíclicas durante la crisis, sean capaces de "elaborar e implementar estrategias de salida exitosas mientras sus economías ganan ritmo".