El acceso a dinero en efectivo es un problema para muchas empresas en Europa, lo que podría presionar la calidad y la calificación crediticia de aquellos que buscan fondos, dijo el martes Moody´s Investors Service. Desde el sondeo previo de liquidez de Moody´s en noviembre del 2008, alrededor de un 55 por ciento de las compañías que se esperaba enfrentaran una escasez de liquidez han sido capaces de mejorarla asegurándose nueva financiación, o mediante medidas como el recorte del gasto de capital o dividendos, la emisión de capital o ventas de activos. Pero la posición de liquidez de las compañías restantes sigue siendo frágil y algunas, que previamente tenían efectivo suficiente, han observado un deterioro de la situación, que elevó el número de firmas con poca liquidez, dijo Moody´s.