Mondragón redujo en 2008 sus resultados consolidados en un 90%, al cerrar el ejercicio con 71 millones de euros, frente a los 711 millones de 2007. Los ingresos totales se elevaron a 16.770 millones, un 5,9% más que el año precedente en términos homogéneos. Según explicó en un comunicado el grupo vasco, de los 16.770 millones facturados, 6.511 millones correspondieron al Área Industria, 9.073 millones al Área Distribución y 1.186 al de Finanzas. En 2008, "un año caracterizado por el colapso del sistema financiero global, la profunda crisis crediticia, la abrupta caída del consumo y del sistema productivo en el último cuatrimestre y el desplome inmobiliario en el conjunto de España", la corporación obtuvo un Ebitda --resultado bruto de explotación antes de deducir intereses, amortizaciones e impuesto sobre sociedades-- de 1.734 millones de euros, una cifra similar a la de 2007 (1.792 millones), que se tradujo en un descenso del 3,2%.