Mitsubishi Financial registró un beneficio neto de 51.200 millones de yenes durante el segundo trimestre del año, lo que supone una caída del 66% respecto a igual periodo de un años por el débil comportamiento de su división de fondos de inversión. El mayor grupo bancario de Japón por activos destacó que su margen ordinario se situó en los 1,43 billones de yenes, por debajo de los 1,55 billones de un año antes. La compañía espera que para su año fiscal, que termina en marzo de 2009, su beneficio neto ascienda a 640.000 millones de yenes y el margen ordinario de 6,4 billones de yenes.