El ministro de Empresa de Reino Unido, Peter Mandelson, dijo el martes que las adquisiciones extranjeras han dañado en algunos casos la base industrial del país. "Sabemos que pueden hacer daño" cuando conllevan menos inversiones y decisiones que favorecen a las oficinas centrales extranjeras, señaló Mandelson. Los comentarios de Mandelson se producen después de que Kraft Foods aumentara su oferta el martes por Cadbury a alrededor de 11.900 millones de libras, con lo que consiguió la aprobación del fabricante de chocolates británico. Mandelson dijo que no ve la necesidad en este momento de hacer cambios a la ley de empresas de 2006 para proteger mejor a las firmas de Reino Unido frente compras extranjeras que vayan contra los intereses de la compañía a largo plazo.