Parecía que Wall Street cogía impulso con las buenas cuentas de Microsoft, pero la volatilidad no ha tardado en apoderarse del parqué estadounidense con índices que varían de color en cuestión de minutos. Tras una apertura en verde, el Dow Jones ya cede un 0,25% situándose en los 10.055 puntos y el S&P 500 cae un 0,16%. El único que mantiene el tipo es el Nasdaq, que suma y sigue desde la apertura, trepando en estos momentos un 0,50%.
Las empresas tecnológicas se sitúan ahora en primera línea. Recogen el testigo directamente de las financieras que estaban tirando de los índices, gracias a los positivos resultados trimestrales que van saliendo. Por ello, hoy la protagonista de la jornada es Microsoft, cuyas cuentas han superado las expectativas de mercado aunque sus ingresos hayan caído un 18% con respecto a los del 2008. Pero, Bill Gates, pese a la crisis, sigue conservando su puesto en el ranking de los más ricos del mundo y es que su querida compañía sigue dando frutos. Este tercer trimestre se embolsó en total 3.500 millones de dólares en beneficios, es decir, un dividendo de 0,40 dólares, frente a los 0,32 que auguraban los analistas. Ante estos positivos datos, las compras se suceden en el valor que ya suma un 8,65% de subida, manteniendo así el Nasdaq Composite en verde.

No hay que olvidar que ayer al cierre de mercado publicaron American Express y Amazon. La primera vio disminuidas sus ganancias un 21%, si bien los resultados finales superaron las expectativas sumándose 640 millones de dólares. La segunda, por el contrario, creció un 68% hasta los 199 millones. Hoy American Express se desprende un 0,55% en el NYSE y Amazon se dispara un sorprendente 20,45% en el NasdaqGS.

Estos buenos resultados contrastan con otras decepcionantes cuentas publicadas en el día de hoy. Comenzando por Whirlpool, cuyos beneficios cayeron un 47% de julio a septiembre y continuando por Honeywell, Schlumberger e Ingersoll-Rand, que dejaron de ingresar un 15%, un 48% y un 4,6% respectivamente. Aún así, Whirlpool hoy recibe a los inversores que apuestan por el valor y lo hacen subir más de un 4%, prácticamente el mismo porcentaje que también trepa Ingersoll-Rand, mientras que las acciones de Honeywell descienden un 0,29% y las de Schlumberger un 2,75%.

Sin abandonar el mundo empresarial, hoy también se ha conocido que CIT Group llegó a un acuerdo con Goldman Sachs sobre el desembolso de un préstamo de 3.000 millones que el banco de inversiones extendió a la prestamista el año pasado y que, en 24 horas, podría estar concluido. Esta sesión CIT trepa un 8% y Goldman un 0,11%.

Si ayer Merck y Schering-Plough ya dejaban ver en la presentación de sus resultados que la compra de la segunda por la primera, hoy ésta adquisición se ha confirmado por un valor de 41.100 millones de dólares, tras recibir el visto bueno de la UE. Y, como es normal tras un anuncio así, las acciones de la compradora están descendiendo un 0,40%.

En el ámbito macroeconómico, la portada la vuelve a protagonizar Ben Bernanke, ya que hoy en su discurso dado en Massachusetts ha reflejado que la salida de la recesión va viento en popa y la economía estadounidense está vacunada para soportar una próxima subida de tipos de interés y fortalecer la situación del sistema financiero.