Microsoft, Google y Yahoo han acordado pagar 31,5 millones de dólares por la investigación que les sigue el gobierno por su papel en la promoción de apuestas en línea en 1997. El acuerdo de Microsoft es de 21 millones de dólares, incuyendo 4,5 millones para Estados Unidos y una contribución de 7,5 millones al Centro Internacional de Niños Desaparecidos y Explotados. Google ha accedido al pago de tres millones de dólares y Yahoo 7,5 millones y desarrollar una campaña de servicio público en internet contra las apuestas en línea. Las tres empresas podían haber sido procesadas por violación de varias leyes que prohiben los juegos de azar.