La Comisión Europea autorizó hoy a la empresa informática estadounidense Microsoft a adquirir el negocio de búsquedas en Internet de su rival Yahoo. El Ejecutivo comunitario constató que la operación no sólo no tendrá un impacto negativo sino que permitirá que Microsoft compita de forma más eficaz con Google, que acapara en la UE el 90% del negocio de búsquedas por Internet y anuncios ligados a las búsquedas.
 En virtud del acuerdo concluido entre Microsoft y Yahoo el pasado mes de julio, Microsoft adquirirá una licencia exclusiva de 10 años para utilizar las tecnologías de búsqueda desarrolladas por Yahoo.

A cambio, Yahoo recibirá el 88% de los ingresos de todas las ventas de anuncios en su sitio de búsquedas durante los primeros cinco años del acuerdo, y tendrá el derecho de vender anuncios en algunos sitios de Microsoft. Asimismo, gracias al acuerdo, Microsoft podrá promover su propio buscador, Bing, en el portal de búsquedas de Yahoo.

El Ejecutivo comunitario constató que, en el espacio económico europeo, las actividades de búsqueda en Internet y de anuncios ligados a los resultados de las búsquedas de Microsoft y de Yahoo son "muy limitadas". De hecho, su cuota de mercado acumulada no llega al 10%, frente al 90% de Google.

Según Microsoft, la adquisición de las actividades de búsqueda en Internet de Yahoo y el aumento de su tamaño en el sector de los anuncios ligados a búsquedas que conllevará esta compra le permitirán competir con Google de forma "más creíble" y aportar mayor valor añadido a los anunciantes.

La investigación de Bruselas confirmó los argumentos de Microsoft y puso de relieve que "el tamaño es un elemento importante para ser un competidor creíble en materia de anuncios ligados a búsquedas por Internet".

La Comisión examinó igualmente el impacto del acuerdo entre Microsoft y Yahoo sobre los diferentes actores del mercado, en particular los usuarios de motores de búsqueda en Internet, los anunciantes, los editores y los proveedores de tecnologías de búsqueda.

La conclusión de este análisis es que estos operadores no sólo no esperan efectos negativos de esta compra sino que creen que la concentración servirá para aumentar la competencia en el sector de búsquedas en Internet y de los anuncios ligados a las búsquedas, ya que permitirá a Microsoft competir de forma más eficaz con Google.