MGM Mirage contrató a Morgan Stanley (MS) para manejar las posibles ventas de dos de sus unidades estratégicas, los casinos MGM Grand Detroit y Beau Rivage en Biloxi, Mississippi, según fuentes con conocimiento de la situación MGM Mirage, firma con sede en Las Vegas, está presionada para recaudar efectivo que le permita cumplir con sus próximas obligaciones que se relacionan con una deuda de 13.500 millones de dólares y con salvar a City Center, el aproblemado complejo de 8.600 millones de dólares en Las Vegas, propiedad de MGM Mirage y Dubai World que aún requiere miles de millones en financiamiento.
La empresa lucha además contra una disminución de los ingresos por apuestas a medida que los consumidores reducen sus gastos y las empresas disminuyen los presupuestos de viajes a Las Vegas. Morgan Stanley está en conversaciones con compradores interesados en adquirir los casinos de Michigan y Mississippi, señaló una fuente cercana a MGM Mirage. Morgan Stanley también está vetando a posibles compradores para determinar si cuentan con un adecuado acceso a efectivo o crédito y para ver si los reguladores estatales les darían permiso para operar un casino.

La venta de los casinos podría no prosperar y las negociaciones podrían fracasar en cualquier momento. Algunos en el sector de juegos de azar con conocimiento de la situación han calificado el proceso como similar a una "subasta privada", donde los posibles postores calificados pueden presentar ofertas cerradas a Morgan Stanley.

Gente cercana a MGM Mirage sostiene que la empresa, controlada por el multimillonario Kirk Kerkorian, no califica el proceso como una subasta y que no venderá los casinos a un precio de corte.

"La compañía va a analizar todas las opciones disponibles y desarrollará un plan estratégico integral", indicó Alan Feldman, vocero de MGM Mirage.

Ambos casinos experimentaron transformaciones en el último tiempo y sólo en Beau Rivage MGM Mirage gastó US$500 millones para resucitarlo tras el paso del huracán Katrina en 2005.