Metrovacesa continúa con su plan de desinversiones para reducir la deuda de la compañía. Ya hizo lo propio en España cuando se desprendió de una filial de aparcamientos y de varios hoteles. Ahora ha sido el turno de Alemania, donde ha vendido un complejo de oficinas en Düsseldorf por un importe de 183,5 millones de euros.