Los analistas de la entidad estadounidense han revisado a la baja las previsiones de beneficios de dos de sus principales competidores, Lehman Brothers y Morgan Stanley. A pesar de estos recortes, Merrill Lynch opta por una recomendación de 'neutral' tanto sobre Morgan como sobre Lehman.