Merrill Lynch ha anunciado unas pérdidas mayores a las esperados en el primer trimestre debido a la inclusión de amortizaciones adicionales vinculadas con las turbulencias del mercado crediticio. El banco de inversión registró una pérdida de 2.140 millones de dólares, (1.344 milones de euros) o 2,19 dólares por acción, frente a un beneficio de 2.100 millones, o 2,26 dólares anotados un año antes. Los ingresos de Merrill Lynch cayeron un 69% hasta 2.930 millones desde 9.600 millones del pasado año. Los analistas anticipaban una pérdida de 1,99 dólares con ingresos de 3.700 millones.
El banco se anotó unas amortizaciones por valor de 1.500 millones vinculados con la crisis de instrumentos de credito. Merrill Lynch tiene previsto ahora despedir a 4.000 empleados.