Los mercados tenían ayer puestos sus ojos sobre la reunión entre la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, en el Palacio del Elyseo en la que tratarían la situación tan delicada por la que atraviesa la eurozona en este momento. Sacado de la agenda del encuentra el tema de los eurobonos, ambos mandatarios coincidieron en la necesidad de crear un gobierno económico común cuyo portavoz único sería el actual presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy.

La primera bolsa en examinar el pacto ha sido la de Tokio que ha cerrado la sesión con ligeras pérdidas del 0,49%.

En concreto, Merkel y Sarkozy presentaron un conjunto de propuestas para luchar contra la crisis económica, entre las que destacan, la creación de una tasa a las transacciones europeas, que los países de la eurozona incluyan en sus constituciones un objetivo de equilibrio presupuestario, y la creación de un gobierno económico común de la zona euro.

Horas antes de la reunión, el fantasma de la recesión volvía a sobrevolar Europa. Los indicadores de crecimiento demostraron la tendencia negativa de las principales potencias que veían recortadas todas sus previsiones.

Así, se conoció que el Producto Interior Bruto alemán apenas creció un 0,1% en el segundo trimestre, mientras que el PIB español también desaceleró su crecimiento hasta el 0,2% en el mismo periodo. Por su parte, el PIB de la eurozona también vio frenada su expansión por el estancamiento, sobre todo, de Alemania y Francia. .