El secretario general de UGT, Cándido Méndez, se mostró hoy dispuesto a debatir la reforma de las bonificaciones al empleo, acotándolas a ciertos colectivos y transfiriendo recursos a los servicios públicos y a la formación, como vía para afrontar "la reforma más importante", la creación de empleo, y reabrir el diálogo social. "Puede que este sea un elemento pacífico para retomar sobre algo el diálogo tripartito", afirmó. Durante su intervención en el 'Nueva Economía Fórum' y ante un auditorio entre el que se encontraba casi al completo la mesa del diálogo social, con el secretario general de CC.OO., Ignacio Fernández Toxo, y los presidentes de CEOE y Cepyme, Gerardo Díaz Ferrán y Jesús Bárcenas, respectivamente, Méndez recogió el guante del ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, quien viene planteando esta reforma de los incentivos a la contratación.