El presidente de Rusia, Dimitri Medvedev, manifestó hoy su deseo de que se pueda cerrar el acuerdo para la entrada en el capital de la firma automovilística alemana Opel, del grupo General Motors, por parte del fabricante canadiense de componentes Magna y el banco ruso Sberbank. El máximo responsable del Gobierno ruso hizo estas declaraciones, en una conferencia conjunta con la canciller alemana Angela Merkel, en relación con la oferta conjunta realizada a General Motors por Magna y Sberbank para hacerse con una participación mayoritaria en Opel/Vauxhall.