Pese a que en el corto plazo presenta sobreventa técnica a la llegada a la zona de soporte en 10,5 euros y con independencia de reacciones alcistas en ese nivel, en el medio/largo plazo se aprecian síntomas muy peligrosos.

El crecimiento de los beneficios sufrió en el 3T de 2015 una inflexión a la baja, que estiman perdura hacia 2019. En el valor, estas tendencias de crecimientos se correlacionan muy bien con la de los precios. Este dato sugiere que en la zona de máximos de 2015 (13 euros y próximos a los máximos históricos en 13,75 euros) se podría gestar un importante techo en el medio/largo plazo.

Los indicadores lentos se encuentran muy estrechos, fruto de la fluctuación lateral del valor en los últimos dos años, y sugieren que la salida de esa situación va a ser acusada.

Las referencias clave se acotan; si el precio rompe la zona de 10,5 euros pensamos que dejará más claras sus intenciones bajistas de cara a los próximos meses.

Recomendación: venta parcial medio-largo plazo//vender debajo 10,5 euros.