El fabricante japonés de automóviles Mazda registró unas pérdidas netas de 6.478 millones de yenes (51,6 millones de euros al cambio actual) durante el ejercicio fiscal 2009-2010 (de abril de 2009 a marzo de 2010), lo que supone una reducción del 90,4% respecto a lo 'números rojos' de 71.489 millones de yenes (570 millones de euros) contabilizados el ejercicio fiscal anterior, informó hoy la empresa.

La corporación asiática explicó que esta mejora de sus resultados económicos se produjo gracias a las medidas que ha llevado la compañía para mejorar la rentabilidad y modificar la estructura de su negocio, con el fin de hacerla más delgada y más musculosa. De esta forma, la firma ha optimizado su inventario y su estructura de costes.