La inmobiliaria Martinsa-Fadesa, en concurso de acreedores desde julio del año pasado, perdió 27 millones de euros en el primer trimestre del año, el 68 por ciento menos que en el mismo periodo de 2008, debido al aumento de sus ingresos. Según las cuentas remitidas hoy a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la facturación ascendió a 211 millones de euros, el 62 por ciento más que entre enero y marzo de 2008, ya que ha formalizado 213 escrituras, pese a la crisis económica e inmobiliaria y a la situación concursal de la compañía. Las pérdidas brutas de explotación o Ebitda contabilizadas en los tres primeros meses se situaron en los 26 millones de euros, el 2 por ciento menos que en el mismo periodo de 2008