La cadena de grandes almacenes Marks & Spencer (M&S) obtuvo un beneficio neto atribuido en su último ejercicio fiscal, que se cerró el pasado 29 de marzo, de 821,7 millones de libras (1.029 millones de euros, al cambio actual), un 24,5% más que el año anterior. Los ingresos de la compañía ascendieron a 9.022 millones de libras (11.316 millones de euros), un 5% más, mientras que el beneficio operativo fue de 1.129,1 millones de libras (1.416 millones), un 20,5% por encima, según las cuentas remitidas hoy a la Bolsa de Londres.