Mapfre obtuvo un beneficio atribuido de 665,7 millones de euros en 2012, un 30,9% menos que en 2011, tras realizar provisiones y por el impacto de los deterioros, que han ascendido a 404,8 millones. El beneficio recurrente, sin embargo, crece un 9,6%, hasta los 942 millones de euros.


Mapfre incrementó sus ingresos un 7,5% en el pasado ejercicio, hasta los 25.301,2 millones de euros, gracias al buen comportamiento del negocio exterior, sobre todo en Brasil y en Estados Unidos.

Las primas del grupo presidido por Antonio Huertas han superado los 21.579 millones de euros, con un incremento del 10,1%.

Por áreas geográficas, España aporta el 33% de las primas totales, con 7.507,6 millones de euros en primas, pero ha sufrido una reducción del 4,5%, frente al descenso del 5,3% del sector. Esta caída se ha compensado con los ingresos de la división internacional (fundamentalmente América del Sur y Estados Unidos), que ha alcanzado los 10.833,9 millones de euros en primas (el 47% del total), con un crecimiento del 23,3%.

Desde la compañía han destacado que 2012 "se ha caracterizado por ser un ejercicio de crecimiento, diversificación y prudencia".