Enagás ha superado las previsiones en cuanto a su publicación de resultados. Unas cifras que, según su presidente, ha sido fruto de una costosa reducción de costes y una política de renovación de préstamos. Hasta 2012 prevén mantener su plan inversor. Unas perspectivas que incluyen un pay out del 60%.
Enagás superó las previsiones en sus cifras de2009. Un resultado que no ha sido fruto de la casualidad y “que se basa en una reducción de costes y eficiencia muy dura, una política de renovación de nuestros préstamos con 3 emisiones de bonos en 2009 que nos han permitido tener unos costes financieros francamento buenos. Y además hemos hecho mucha inversión sin tener mora", reconoce Antonio Llardén, presidente de Enagás a los micrófonos de Gestiona Radio. Todo ello junto es lo que explica el beneficio y Ebitda superior a las previsiones.

Eso en cuanto a 2009 pero ¿qué augura 2010? Llardén admite que “somos una empresa que tiene que asegurar las infraestructuras para la demanda punta”. Para 2010 tienen previsto hacer inversiones del orden de 700 millones de euros, todo ello centrado en la seguridad de suministro del conjunto de sistema. Evolución de Ebitda y beneficio positivo “manteniendo un esfuerzo en eficiencia de costes y con una política de costes financieros muy cuidadosa”.

Hasta 2010, reconoce que adaptarán la evolución del ritmo inversor a las necesidades del sistema energético español. "Está previsto la nueva planificación energética y lógicamente nos adaptaremos". Para 2010 prevemos un consumo total de gas natural similar al de 2009 – en le que tuvimos una fuerte bajada- y para este año prevemos un crecimiento plano. En torno a 4.000 gb al año. Aunque destacando que en diciembre tuvimos un crecimiento superior al mismo período de años anteriores.

Mantendrán dividendo hasta 2012

En cuanto al dividendo, “decidimos mejorar el pay out hasta el 60%, lo hemos hecho y desde luego lo vamos a mantener hasta 2012”. En ese período ya estudiarán. El presidente de la gasista reconoce que “estamos ofreciendo una empresa razonable y si no pasa nada grave cumpliremos los de 2010 sin dar rentabilidades de compañías más grandes pero sí asegurando una regularidad y rigor”, concluye.