Mañana termina plazo que tiene la Comisión Europea (CE) para decidir si autoriza a Google a adquirir la compañía de publicidad por internet DoubleClick o si es necesaria una investigación en profundidad sobre los efectos de la operación en la competencia. El gigante de Internet ya ha propuesto a Bruselas "compromisos" para despejar cualquier duda sobre la operación. Esta adquisición -que costará 3.100 millones de dólares- ya ha generado la disconformidad de otras compañías como Yahoo, Microsoft y AT&T, y de asociaciones de consumidores