El consorcio austro-canadiense Magna, uno de los candidatos para hacerse con la alemana Opel, ha sufrido unas pérdidas de 405 millones de dólares (unos 282 millones de euros) en el primer semestre del año, frente al beneficio de 434 millones de dólares conseguido en el mismo período de 2008.