El IBEX-35 abriría a 10.878,5 puntos, después de que el Gobierno central alcanzara un acuerdo con las Comunidades Autónomas sobre un plan para reducir el déficit. El repunte de Wall Street también ayuda. Sacyr-Vallerhermoso estará en el punto de mira después de la noticia de que podría no pagar un dividendo a cargo de 2009.