Macquaire mantiene el precio objetivo de Iberdrola en los 7 euros ya que premia los resultados de la compañía en Latinoamérica, especialmente en Brasil, una región en la que se espera que su negocio mejore.