La Comisión Europea aprobó este viernes las ayudas de rescate de activos bancarios propuestas por el Gobierno alemán con el objetivo de contribuir a estabilizar los mercados financieros. El plan tiene una duración limitada de seis meses.