Los visados concedidos por los colegios de arquitectos técnicos para la construcción de viviendas nuevas bajaron el 58,1 por ciento en 2009, una caída similar a la experimentada el pasado año (59,3 por ciento), lo que muestra el parón que vive la construcción de inmuebles.