Los visados de obra nueva para uso residencial en España alcanzaron las 60.050 unidades hasta febrero, la mitad de los registrados hasta el mismo mes de 2007 y la cifra más baja desde, al menos, el año 2000, según datos del Ministerio de Fomento. Las cifras de visados no pararon de crecer hasta 2006 alentadas por la bonanza del sector residencial. Así, los visados tramitados ascendieron a 687.051 en 2004, a 729.652 en 2005 y a 865.561 en 2006, año en que se alcanzó un récord histórico. Sin embargo, el pasado año ya cerró con un descenso del 24,4%, hasta 688.851 unidades, por la crisis que padece el sector inmobiliario.