Unos 19.000 trabajadores del grupo General Motors en el estado brasileño de Sao Paulo iniciaron hoy una huelga para exigir mejoras salariales, tras concluir sin acuerdo las negociaciones entre los sindicatos y la compañía.