Los analistas de Bankinter estiman que los tipos repuntarán en 2010, pero muy modestamente, sin alcanzar el 2% en las principales economías desarrolladas. A su entender, de producirse tensiones inflacionistas, éstas tendrán lugar hacia finales de 2010, aunque dejan la puerta abierta a que no afloren hasta 2011. “En esas circunstancias los movimientos serán preventivos y limitados”, aseguran.