Los resultados de los famosos test de estrés no han sorprendido a nadie. Así lo han mostrado las bolsas en el primer día de cotización tras su publicación, donde el sentimiento ha sido totalmente neutral. Sin embargo, la renta fija si se ha hecho eco de estos test que han ayudado a una reducción del diferencial de deuda que, en el caso de España, se reducía hasta los 155 puntos básicos cuando a mediados de junio lo encontrábamos en 221 puntos básicos.
Este martes tendremos subasta de Letras del Tesoro en España a 3 y 6 meses. El Estado pretende colocar entre 2.500 y 3.500 millones de Euros donde de nuevo el resultado de la misma será mirado con lupa. Todo indica a que el hecho de que los bancos europeos, salvo excepciones, hayan pasado con creces estos test donde se les expone a escenarios económicos críticos en temas macroeconómicos y de problemas de deuda soberana, insuflará cierta confianza en el mercado Europeo que tanto ha estado en el punto de mira. Principalmente
 
España ha sido la que más debería favorecerse de estos test dado que ha sometido al mismo a todas sus entidades financieras, cosa que el resto de países europeos no ha hecho.

Desde luego, esto puede ser un balón de oxígeno que puede animar paulatinamente al sistema interbancario en primer lugar y a las emisiones de deuda tanto soberana como empresarial en segundo.