La caída en las ventas de vehículos y la guerra de precios del sector asegurador han provocado que los ingresos de las aseguradoras por las pólizas de automóviles crezcan sólo el 1,4% en el primer trimestre, en comparación con el mismo período del año pasado, lo que supone el menor ritmo desde 2000. Según los datos de Investigación Cooperativa entre Entidades Aseguradoras (ICEA), el negocio de automóviles limitó su crecimiento a la mitad de las cifras logradas en trimestres anteriores, que estaban próximas al 3%.