La expresión “la renta fija no es fija”, ha cobrado sentido en el último mes. Aunque este activo ha tenido un buen comportamiento estos últimos años, con ganancias en 2012 que superaron los dos dígitos, está sufriendo recientemente el miedo a la eliminación o reducción de estímulos por parte de la Reserva Federal.

Los quantitative easing de los principales bancos centrales (Fed, BOE, BOJ y BCE) han dado liquidez a los mercados incrementando la base monetaria. Entre otros agentes, los bancos han aprovechado la misma para acudir a los mercados de renta fija buscando oportunidades de inversión.

Desde Aspain 11 Asesores Financieros EAFI queremos destacar el siguiente cuadro (fuente perpe.es) en el que se nos indica de manera clara lo que estas medidas de estímulo han supuesto en relación a su PIB. Aunque en el día de hoy conocíamos la decisión de mantener el tipo de interés oficial en 0,1% y su programa de compra de activos a un año por importe de 500.000 millones de euros anuales, lo cierto es que estas medidas adoptadas son históricas y suponen el intento desesperado de aumentar la liquidez y frenar la deflación.


Fuente: Perpe.es

Según la teoría macroeconómica estas medidas crean presiones inflacionistas, temidas recientemente por los miembros de la Reserva Federal. Los miembros de este organismo ya han indicado su intención de reducir los estímulos para cumplir así con uno de sus objetivos en el medio y largo plazo, la estabilidad de precios.

Vamos a analizar de forma pormenorizada la situación para que cada uno sea consciente de la situación real, en donde la niebla nos deje ver el bosque en la actual coyuntura.

En primer lugar parémonos a analizar las curvas de tipos de la deuda gubernamental. En primer lugar, la tendencia general es que la curva no está invertida. Esta circunstancia, no anticipa una crisis sistémica como la vivida en mayo del 2006.


Fuente: Six Telekurs In Financials

El problema y la tensión que estamos experimentando en concreto en toda Europa, viene de la mano de la posible declaración de Inconstitucionalidad a la que está siendo sometido el programa OMT de Dragui en Alemania. Por otro lado, el hecho de que se haya incrementado de manera significativa las medidas de estímulo para salir de la actual crisis económica, imposibilita que estos niveles sean susceptibles de futuras bajadas, exceptuando al BCE todavía tiene margen

Tipos de interés bajos siguiendo cualquier manual de Teoría Económica, crean inflación en el medio y largo plazo. En este sentido, sería interesante que nuestros mandatarios estudiasen los efectos que realmente tienen sus medidas no sólo monetarias sino también fiscales.


Por otro lado, si queremos realmente analizar en profundidad todo lo que está ocurriendo, el programa de compra de bonos puestos en marcha por Japón y a la espera de la instrumentalización por parte del BCE, son medidas para el corto plazo positivas ya que relajan las primas de riesgo. Sin embargo, para el medio plazo, inundar el sistema de liquidez también tiene efectos negativos: “se acostumbra al mercado a la acción de papá Banco Central”. El miedo viene en saber cuándo y cómo se van a paralizar los QE.

Teniendo en cuenta los flujos de entrada en fondos de inversión, por el momento no observamos la tan esperada “Gran Rotación”. El dinero sigue entrando en renta fija lo que afecta a las rentabilidades sin producirse el trasvase a renta variable. Hemos vivido unas semanas caóticas desde el punto de vista financiero. Las correcciones han sido generalizadas (materias primas, toda la renta fija, toda la renta variable, etc) pero consideramos que son las consecuencias de tanta recompra de activos y tanta falta de transparencia por parte de los Organismo Reguladores.


Los tipos históricos bajos que tenemos trae dificultades a los gestores en poder obtener retornos destacables, en donde nos vamos a parar a realizar análisis de cada tipo de activos

1.- Deuda gubernamental:

Nuestra opinión es que somos negativos en este tipo de activos, ya que las Tires no son atractivos teniendo en cuenta de los niveles que venimos a excepción de algunos países emergentes. Nos encontramos con el dilema de tener tipo bajos sin inflación. Sin duda, en un informe que enviamos hace un año, hablábamos de nuestro país como la japonetización de la economía española. La falta de acierto en el momentum por parte del BCE y la tensión que ha transmitido Alemania a los países periféricos han supuesto un flaco favor al devenir de la Economía de la Eurozona.

2.- Deuda Corporativa:

A la espera de nuevas emisiones atractivas, controlando los fundamentales del emisor, no es fácil obtener buenos retornos ya que la gran mayoría de los bonos se encuentran por encima de su par. No obstante, teniendo en cuenta esta circunstancia, y sabiendo lo que estamos comprando hay más posibilidades que en deuda pública.




3.- Deuda Emergente

Se está viendo muy perjudicada por la ralentización de los países emergentes en crecimiento y la depreciación de las divisas locales. El hecho de que se haya producido una bajada de expectativas de crecimiento en todas las zonas emergentes, nosotros no sólo no lo vemos malo sino sano. Que nos acostumbremos a que China crezca dos dígitos no es bueno para nadie, ya que mejor seguir un sendero de largo plazo con tendencia, que altibajos grandes en las exportaciones.

Por añadidura, vamos a la renta fija emergente, teniendo en cuenta el PIB e inflación para ver cómo se pueden ver afectados estos activos teniendo en cuenta las divisas locales.

China acaba de reducir exportaciones con una bajada del PIB al 7,7, en donde ya hay rumores en el mercado que crezca sólo al 7,5. Sin duda, supone una decepción para los mercados pero tengamos en cuenta que crecer a estos rentabilidades, puede provocar calentamiento sino se basa en el verdadero motor que es el consumo. Esta circunstancia nos hace pensar , que la renta fija emergente debe recuperar terreno, tras la fuerte corrección del corto plazo. En una situación similar, quizás exceptuando India, se encuentran los demás países de Asia Emergente que han ralentizado su crecimiento empezando a adoptar medidas.

Si a esta circunstancia, añadimos las emisiones en dólares estadounidenses, con la reducción de políticas expansivas, conllevaría un fortalecimiento del dólar frente a las divisas asiáticas que supondrían mayor rentabilidad por efecto divisa.

En resumen, activo que debe recuperar a medida que se calmen las tensiones.

4.- Japón

Tras el plan de expansión de política monetaria adoptado recientemente, aprendiendo de los errores del pasado, Japón tiene claro que su objetivo principal es crecer y salir deflación. Esta circunstancia conlleva, mayores rentabilidades de Equity y que el inversor anteriormente posicionado en renta fija nipona, busque retornos mayores en la periferia europea, situación que marca a toda la renta fija mundial.


5.- El rendimiento del bono a 30 años americano está repuntando hasta el 3,4 nivel no visto desde abril de 2012 dato que refleja el nerviosismo al que estamos expuestos.

Como resumen a todo lo mencionado, ponemos a continuación las variaciones de los activos de renta fija por meses y por categoría:



En estos momentos de máxima volatilidad y pánico, es primordial mantener la calma dejándose asesorar, ya que la buena evolución de nuestras carteras en los dos últimos ejercicios en los perfiles conservadores nos indica que estamos en el camino correcto. El hecho de que tengamos esta volatilidad en renta fija, nos hace reflexionar en que quedan dos alternativas: o incrementar el riesgo en renta variable, o bajar la volatilidad de la renta fija aunque suponga retornos menores. En nuestro caso, siendo fieles a nuestro modelo de negocio, y cumpliendo con el perfil de riesgo nuestro clientes, no incrementaremos riesgo y sí bajaremos la volatilidad.

Lo importante es que sepamos entender que son movimientos lógicos y normales tras todo lo que está ocurriendo en el mundo, ya que nos vamos a enfrentar a dientes de sierra con lógicas correcciones, en donde los fondos retorno aportarán soluciones.