Los préstamos concedidos al sector privado de la eurozona se congelaron notablemente en agosto, lo que indica que la restricciones a la financiación para las empresas y los hogares suponen una amenaza para la recuperación económica de la región. La tasa de crecimiento anual de los préstamos del sector privado se desaceleró hasta un nuevo mínimo récord del 0,1% en agosto frente a la tasa revisada del 0,7% en julio, de acuerdo con datos publicados el viernes por el Banco Central Europeo.