Los precios mayoristas en Estados Unidos registraron en marzo su mayor descenso en lo que va del año, tras aumentar durante dos meses seguidos. La caída de marzo se produjo como resultado de una disminución en los costos de la energía, aunque los precios básicos no registraron cambios. Los descensos de precios también se observaron en las etapas iniciales del proceso de producción, a medida que los precios de los bienes intermedios y las materias primas caían por octavo mes consecutivo.
Las cifras podrían generar preocupación sobre el riesgo de deflación a medida que la Reserva Federal continúa tomando medidas extraordinarias para fortalecer la economía y los mercados financieros.

El índice de precios al productor para los bienes terminados descendió un 1,2% en marzo sobre una base ajustada por factores estacionales, informó el martes el Departamento de Trabajo. En febrero, el índice subió un 0,1%.

El IPP básico -que excluye los precios de los alimentos y la energía- no registró cambios, sobre una base ajustada por factores estacionales, pero aumentó un 3,8% en relación con un año antes.

Wall Street esperaba un descenso del 0,1% en el índice general y un aumento del 0,1% en el básico, según un sondeo de Dow Jones Newswires.