Los pedidos de fábricas en Estados Unidos aumentaron más de lo esperado en junio, mientras que un indicador clave sobre los gastos de capital de las empresas también mostró un ascenso. Los pedidos crecieron un 1,7% en junio, después de aumentar un 0,9% en mayo, ha informado este lunes el Departamento de Comercio.