El peaje de las autopistas dependientes de la Administración General del Estado subirá una media del 2,53% a partir del próximo 1 de enero. Se trata del menor incremento de precios del sector desde 2005, cuando se elevaron una media del 2,93%. La subida será más de un punto porcentual inferior a la inflación real, y estará también por debajo de la subida de los dos últimos años, del 3,68% de 2007 y de entre el 3,3% y el 3,5% de 2006. En fuentes de la Asociación de Sociedades Españolas Concesionarias de Autopistas (Aseta) destacaron que el sistema de cálculo de las tarifas permite que la actualización beneficie algunas veces al usuario, tal como ocurrirá en 2008.