Tras las fuertes caídas vistas para los metales el pasado mes de abril, que alcanzaron nuevos mínimos correctivos al bear market iniciado en el año 2011, los precios habían logrado recuperarse de manera parcial, sin embargo las caídas de las últimas sesiones no sólo indicarían que dicha recuperación habría finalizado sino que incluso la baja en el precio de estos activos habría quedado retomada como tendencia principal.
Por lo tanto, es posible pensar ahora en un regreso de los precios hacia los mínimos de abril ó eventualmente un acceso hacia niveles inferiores para adelante. 

En relación a lo propuesto, repasemos las condiciones técnicas de cada metal en el corto plazo, para de esa forma poder extraer los parámetros que nos ayuden en la toma de decisión para estos activos.

ORO




El metal acelera la caída de las últimas sesiones desde los máximos de recuperación conseguidos en torno a los 1488 dólares, y los precios han regresado ya hacia niveles mínimos de 1388 dólares por onza. Creemos que este proceso de baja para el metal sería aún mayor de corto plazo, en camino de conducir los precios de regreso hacia los mínimos de abril pasado en torno a los 1321-1300 dólares por onza.

En relación a lo propuesto, rebotes desde estas instancias deberían considerarse menores y con resistencia en la zona de 1405-1420 dólares para finalmente luego la baja hacia los 1320-1300 dólares logre materializarse.
Solamente avances inmediatos por encima de los 1405-1420 dólares por onza, nos llevaría a considerar las oportunidades de un rebote mayor de corto plazo, con destino de 1445-1460 dólares para que finalmente  un  proceso bajista mayor para el metal logre materializarse y los objetivos de 1320-1300 dólares logren ser alcanzados. Veamos

PLATA

El metal aceleró la caída en las últimas jornadas, rompiendo el proceso de consolidación y lateralización que se había dado tras la recuperación desde los mínimos de abril pasado. En relación a ello, resulta favorecido considerar que el proceso de baja en curso forma parte a la definición de una formación triangular, la cual debería llevar el precio del metal debajo de los mínimos de abril pasado en 21.98 dólares, para buscar objetivos más deprimidos en la zona de 21-20.5 dólares por onza, donde el metal encontrará nuevamente soporte de importancia.



En relación a lo propuesto, eventuales nuevas recuperaciones deberían considerarse de corta vida y con resistencia en la zona alcanzada de 23-23.5 dólares, para finalmente ahora la baja del metal quede retomada y los objetivos de baja arriba propuestos puedan ser finalmente alcanzados. Solamente con avances por encima de los 23.5 dólares, pensaremos en un rebote mayor hacia la zona de 24.2-24.5 dólares para quizás recién luego la baja del metal quede retomada como tendencia principal. Veamos…

COBRE

La recuperación del metal desde los mínimos de abril pasado en torno a los 305 centavos, logró ser contenida por niveles de 339.9 centavos y desde allí se originó el recorte de las últimas jornadas. Si bien esta caída en curso puede entenderse como corrección parcial al avance previo, nuestra confianza se inclina por considerar que la baja es de un grado mayor y por lo tanto es de esperar que la misma no sólo termine por llevar el commodity hacia la zona de mínimo en los 310-305 centavos, sino incluso hacia niveles inferiores para adelante, de donde se desprenden objetivos de 285-280 centavos para adelante.



Estaremos atentos ante caídas debajo de la zona de 325-318 centavos, ya que el quiebre de estos soportes confirmaría nuestra visión bajista y terminaría por liberar el camino descendente de regreso hacia los mínimos previos arriba propuestos. Veamos…  Solamente en caso que veamos inflexiones alcistas inmediatas por encima de la zona de 333-335 centavos para finalmente luego la presión vendedora continúe su curso para adelante.

Por Ruben J. Ullúa
Asesor y Analista de Mercados Financieros – rju@rubejullua.com – Twitter: @Ullua