Los mercados emergentes operaban laterales y con volumen reducido el lunes, haciendo una pausa tras los avances recientes. Las esperanzas de un acuerdo inminente con el Fondo Monetario Internacional (FMI) hacían subir las acciones de Turquía al máximo en nueve meses y medio. Las señales vitales de la economía mundial seguían siendo alentadoras para los inversores. Japón registró un tercer aumento consecutivo de la producción industrial mensual, mientras que un sondeo mostró una percepción económica mejor de lo previsto en la zona euro. "El (índice de volatilidad) VIX .VIX está muy bajo, las acciones en general han estado planas (...) la gente está contenta de que sea un verano (boreal) tranquilo", dijo Beat Siegenthaler, estratega de mercados emergentes de TD Securities.