Los madrileños que decidan "renegociar" las condiciones de sus préstamos hipotecarios o líneas de crédito para la compra de una vivienda habitual no pagarán ningún gasto fiscal, según ha acordado el Gobierno de Madrid, que bonificará el cien por cien del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados, que gravaba estos cambios. La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha comparecido hoy en rueda de prensa tras el Consejo de Gobierno para dar cuenta de esta medida, que se suma a las ya anuncias por el Ejecutivo regional para hacer frente a la coyuntura económica. La supresión de este nuevo impuesto permitirá a los madrileños negociar mejor sus créditos hipotecarios a la hora de adquirir una vivienda habitual y, según ha dicho el vicepresidente regional, Ignacio González, supondrá un ahorro para el contribuyente de alrededor de 150 euros en el caso de una ampliación hipotecaria de 150.000 euros.