Los inventarios de crudo estadounidenses han subido más de lo esperado en la última semana. En concreto, las reservas de petróleo se incrementaron en 2,9 millones, hasta los 366 millones de unidades, cuando el mercado esperaba un retroceso de 2 millones. Por el contrario, los inventarios de gasolina retrocedieron inesperadamente en 200.000 unidades, hasta los 205 millones. El mercado esperaba que subieran en 400.000 unidades. En el caso de los destilados, subieron en 1,6 millones de unidades, hasgta los 150 millones, en línea con lo esperado por el consenso del mercado.