Los inventarios de crudo semanales de EEUU han caído durante la última semana en 3,8 millones de barriles, lo que sitúa la cifra total en 353,853 millones de barriles. Por otra parte, los inventarios de gasolina subieron en 3,8 millones de barriles hasta los 208,905 millones de barriles; mientras que los de derivados mejoraron en 2,07 millones hasta los 152,103 millones de barriles.